Colecciones

Plagas de moscas de Hesse: aprenda a matar las moscas de Hesse

Plagas de moscas de Hesse: aprenda a matar las moscas de Hesse


Por: Tonya Barnett, (Autor de FRESHCUTKY)

En los últimos años, el interés en el cultivo de trigo y otros cereales en el huerto de la casa ha aumentado drásticamente en popularidad. Ya sea con la esperanza de volverse más sostenible o el cultivo de cereales para su uso en la elaboración de cerveza casera, la adición de cultivos de cereales en el jardín es una forma emocionante de fortalecer su destreza de crecimiento.

Al igual que con la adición de cualquier otro cultivo nuevo al huerto, es importante que los productores se familiaricen primero con cualquier problema posible o prevenible que pueda ser común. Esto es especialmente cierto en el caso de los cultivos de cereales, ya que su susceptibilidad a las infestaciones de mosca de la arpillera puede provocar una drástica disminución de los rendimientos. Siga leyendo para obtener más información sobre el manejo de moscas de arpillera.

¿Qué es una mosca de Hesse?

Las plagas de la mosca de Hesse atacan a muchos miembros de la familia de los cereales, con un interés específico en los cultivos de trigo. Debido a su apariencia diminuta y parecida a un mosquito, las moscas de la arpillera a menudo pasan desapercibidas. Si bien la mosca adulta real no es responsable del daño causado a los cultivos de trigo, las larvas (o gusanos) de estas moscas pueden causar graves pérdidas de granos. Esto es especialmente cierto en la producción comercial de cereales.

Después de la eclosión, los gusanos de la mosca de la arpillera comienzan a alimentarse de las plántulas de trigo. Aunque los gusanos de la mosca de la arpillera nunca entran en el tallo de la planta, su alimentación la debilita. En muchos casos, esto hace que el trigo (u otros granos) se vuelque y se rompa en el sitio de alimentación. Estas plantas rotas y dañadas no pueden producir granos cosechables.

Control de las plagas de moscas de Hesse

Con el potencial de tal daño en el jardín de la casa y las plantaciones comerciales, muchos productores se preguntan cómo matar las moscas de la arpillera. Aunque poco se puede hacer una vez que la infestación ya ha ocurrido, existen algunas opciones con respecto al manejo de la mosca de la arpillera.

Las infestaciones de moscas de Hesse pueden evitarse plantando variedades de grano, específicamente trigo, que demuestren cierta resistencia a las moscas. Estas variedades dificultan que la mosca adulta ponga huevos. Esto, a su vez, hace que las plantas sean menos atractivas como hospedantes.

Además de esto, los productores pueden seguir las pautas de plantación esperando hasta que haya pasado la fecha de "libre de mosca de la arpillera" en su región de cultivo específica. Esta fecha sirve como un punto en el que la actividad de las moscas de sésia ha cesado en el otoño y es menos probable que los cultivos se vean afectados por las larvas de mosca.

Este artículo se actualizó por última vez el


Biología y manejo de la mosca de Hesse en el sureste

ENTFACT-155: Biología y manejo de la mosca de Hesse en el sureste | Descargar PDF

Kathy L. Flanders, especialista en extensión y profesora, entomología y fitopatología, Universidad de AuburnDominic D. Reisig, especialista en extensión y profesor asistente, entomología, Universidad Estatal de Carolina del NorteG. David Buntin, profesor, entomología, Universidad de GeorgiaMatthew Winslow, asistente de investigación de posgrado, Instituto Politécnico y Universidad de VirginiaD. Ames Herbert Jr., Profesor, Entomología, Instituto Politécnico y Universidad de VirginiaDouglas W. Johnson, profesor de extensión de entomología y coordinador de IPM, entomología, Universidad de Kentucky
Figura 1. Mosca de Hesse adulta (Crédito de la foto: Scott Bauer,

Servicio de Investigación Agrícola del USDA, Bugwood.org)

Mosca de arpillera, Mayetiola destructor (Diga), es una plaga grave del trigo de invierno en el sureste de los Estados Unidos. La gravedad de la infestación por mosca de Hesse varía de un año a otro y según el lugar. Los brotes de este insecto se han producido periódicamente en los Estados Unidos desde su introducción a mediados del siglo XIX. Se cree que la mosca de Hesse se introdujo en Long Island, Nueva York, en la ropa de cama de paja utilizada por los soldados de Hesse durante la Guerra Revolucionaria. La mosca de Hesse prefiere alimentarse de trigo, pero también puede infestar triticale, cebada y centeno. La mosca de Hesse no ataca a la avena ni al raigrás. En los próximos años, los entomólogos esperan que continúe el riesgo de pérdidas económicas por la mosca de Hesse. Las razones de esto incluyen la adopción de esquemas de rotación de cultivos que conducen a la siembra de trigo en el mismo campo en años consecutivos, el uso de trigo como cultivo de cobertura, los cambios a una fecha de siembra de trigo anterior y el aumento de la superficie cultivada con trigo. La aparición de biotipos de mosca de Hesse que superan la resistencia en la mayoría de las variedades de trigo ha provocado una escasez de oferta de variedades de trigo resistentes a la mosca de Hesse. Esta publicación analiza la biología de la mosca de Hesse y ofrece sugerencias para el manejo de este insecto.

Figura 2. Huevos de mosca de Hesse en una hoja (Crédito de la foto: Dominic Reisig)

Descripción y ciclo de vida

La mosca de Hesse (Figura 1) es una mosca pequeña, parecida a un mosquito, de aproximadamente 1/8 de pulgada de largo. La hembra adulta de la mosca de Hesse es de color marrón rojizo a negro, mientras que los machos un poco más pequeños son de color marrón o negro. En los campos de trigo se pueden encontrar muchas moscas adultas que se asemejan a las moscas de Hesse. Los adultos de la mosca de Hesse a veces se pueden distinguir de otras moscas pequeñas de tamaño similar por la presencia de doce a dieciséis antenas en forma de cuentas (moniliformes) segmentadas, alas de color negro y patas tan largas o más largas que la longitud del cuerpo. Las hembras adultas viven de 1 a 2 días y pueden poner de doscientos cincuenta a trescientos huevos pequeños, elípticos, de color naranja en ranuras en la parte superior de las hojas de trigo (Figura 2). A menudo, las moscas de Hesse comienzan a depositar huevos poco después de la emergencia de las plántulas. Los huevos se depositan individualmente o de punta a punta en "líneas de huevos" entre las venas de la superficie superior de las hojas jóvenes.

Figura 3. Larva de mosca de Hesse

Los gusanos (larvas) eclosionan de los huevos después de 3 a 10 días y son de color naranja durante 4 o 5 días antes de volverse blancos (Figura 3). A medida que las larvas maduran, aparece una franja verde translúcida en la mitad de la espalda. El gusano mide aproximadamente ¼ de pulgada de largo cuando está completamente desarrollado. La última etapa del gusano se gasta dentro de la linaza o pupario. La linaza es una funda protectora marrón brillante de aproximadamente 1/8 de pulgada de largo (Figura 4). Se construye a partir de la piel del insecto y se llama así por su parecido con una semilla de la planta de lino. No es raro encontrar gusanos de mosca de Hesse o semillas de lino apiladas una detrás de otra (Figura 5), ​​particularmente en infestaciones intensas. Si las condiciones climáticas son favorables, las moscas de Hesse se convertirán en crisálidas (se transformarán en adultos) dentro de la linaza. Los adultos luego emergen y comienzan una nueva generación. Si hace demasiado calor o frío, las moscas de Hesse permanecen como gusanos dentro de la linaza hasta que el clima se modera.

Hay de tres a seis generaciones por año de esta plaga en el sur, con menos generaciones en las latitudes del norte. Las generaciones tienden a superponerse. El ciclo de vida completo requiere alrededor de 35 días a 70 grados F, pero toma más tiempo a temperaturas frescas porque los insectos son de sangre fría. Los gusanos continúan alimentándose mientras las temperaturas estén por encima de los 40 grados F y por debajo de los 80 grados F. La plaga pasa el verano como semillas de lino en el rastrojo de trigo. La primera generación se desarrolla durante septiembre u octubre, dependiendo de la latitud y generalmente se encuentra en hospedadores voluntarios de trigo o pasto silvestre, el más importante de los cuales es la cebada pequeña. Hordeum pusillum . A menudo hay dos generaciones más en el otoño y principios del invierno en Alabama y Georgia, pero solo una generación durante el otoño y el invierno en Carolina del Norte. A fines del invierno o la primavera, los adultos emergen y comienzan una nueva generación cuando las temperaturas alcanzan entre 50 y 60 grados F.Por lo general, hay una generación de primavera en el norte de Alabama, el norte de Georgia y Carolina del Norte, pero puede haber dos generaciones de primavera en el sur de Alabama y el sur de Georgia.

Figura 4. Pupario de mosca de Hesse (linaza) en la base de una planta de trigo (Crédito de la foto: Dominic Reisig) Figura 5. En infestaciones intensas, se pueden encontrar muchas moscas de Hesse detrás de la vaina de una sola hoja. (Crédito de la foto: Rudy Yates)

Los gusanos de mosca de Hesse recién nacidos migran detrás de las vainas de las hojas y se mueven hacia abajo, ubicándose finalmente bajo tierra en la base de las pequeñas plantas de trigo, donde se alimentan. Las larvas pueden alimentarse durante 14 a 30 días, dependiendo de la temperatura, y pueden dañar las plantas al romper las hojas o las células madre. También hacen que la planta forme un área de tejido nutritivo alrededor de la base para mejorar su alimentación, lo que puede resultar en retraso del crecimiento y muerte regresiva. Las plantas infestadas de mosca de Hesse muestran varios síntomas. Los macollos atrofiados o muertos (Figura 6) y los rodales delgados de trigo son signos típicos de la infestación al inicio de la temporada (Figuras 7 y 8). Los macollos vegetativos atrofiados suelen ser de color verde oscuro y, a veces, tienen un tinte azul. Las láminas de las hojas en los macollos infestados son más anchas y más cortas de lo normal, y las vainas de las hojas son más cortas (Figura 9). Si los macollos que estaban infestados cuando eran pequeños sobreviven y producen espigas, las espigas son pequeñas y los tallos atrofiados.

Figura 6. Cultivadores muertos y atrofiados causados ​​por una infestación temprana de mosca de Hesse

Figura 7. Rodal delgado y plantas atrofiadas como resultado de una infestación severa de mosca de Hesse

Figura 8. Rodal delgado y plantas atrofiadas como resultado de una infestación severa de mosca de Hesse

Figura 9. Los macollos de trigo que se infestan temprano tienen vainas foliares acortadas

Los adultos de la mosca de Hesse preferiblemente ponen huevos en las hojas superiores. Por lo tanto, a medida que la planta crece, los gusanos se encontrarán más arriba en la planta, pero siempre detrás de la vaina de la hoja, justo por encima de la articulación del tallo. Una distancia más corta entre las articulaciones es un síntoma de infestación por mosca de Hesse. Los macollos infestados en primavera cuando son mayores pueden tener tallos debilitados, espigas pequeñas y espigas mal llenas con granos de baja calidad. A menudo, el trigo se aloja en campos gravemente infestados.

Un grupo delgado formado por plantas de trigo atrofiadas con pocas cabezas es el signo de una infestación de moscas de Hesse extremadamente intensa que comenzó cuando las plantas eran pequeñas. Una infestación moderada puede resultar en una pérdida de rendimiento con síntomas menos obvios. La pérdida de rendimiento suele ser significativa si más del 5 al 8 por ciento de los macollos están infestados en la etapa inicial de los macollos. Las generaciones tardías del invierno o principios de la primavera de la mosca de Hesse también pueden causar daños considerables. En algunas áreas, como Kentucky, las infestaciones primaverales de mosca de Hesse son más comunes que las infestaciones otoñales. Si los macollos se infestan en primavera, se pueden esperar pérdidas de rendimiento si del 15 al 20 por ciento de los tallos están infestados con mosca de Hesse. La mosca de Hesse reduce la producción de rendimiento de forraje del trigo de invierno, pero no afecta en gran medida la calidad del forraje del trigo.

Estrategias de manejo

Variedades resistentes y tolerantes

La selección correcta de variedades es probablemente el método más económico y eficaz de manejo de la mosca de Hesse. Esta resistencia a menudo actúa provocando la muerte celular y el fortalecimiento de la pared celular alrededor del tejido nutritivo donde se alimenta la mosca de Hesse. Se anuncia que muchas variedades de trigo tienen resistencia a la mosca de Hesse.

En la mayoría de los casos, la resistencia se basa en un solo gen presente en la variedad que debe coincidir con un gen de la mosca de Hesse. Desafortunadamente, la mosca de Hesse puede vencer los mecanismos de resistencia de la planta huésped, lo que resulta en la formación de nuevas cepas llamadas biotipos. Los fitomejoradores intentan adelantarse a los biotipos produciendo variedades de trigo con diferentes genes de resistencia. Para ser eficaces, las variedades de trigo deben ser específicamente resistentes al genotipo local de la mosca de Hesse. Además de la información proporcionada en el enlace de información adicional, los productores pueden obtener información sobre variedades resistentes a la mosca de Hesse en su universidad local de concesión de tierras. En la mayoría de los casos, las variedades calificadas como de "buena" resistencia deberían proporcionar suficiente protección para evitar pérdidas económicas debido a la mosca de Hesse. En áreas con problemas graves de mosca de Hesse, el uso de variedades resistentes y tolerantes puede no ser suficiente para evitar que ocurran infestaciones.

Rotación

Aunque la mosca de Hesse puede volverse grave en otras situaciones, las infestaciones más graves ocurren cuando el trigo se planta temprano en el rastrojo de trigo o en los campos próximos al rastrojo de trigo, porque la mosca de Hesse pasa el verano en el rastrojo de trigo. Las rotaciones de cultivos que impiden la siembra de trigo nuevo en el rastrojo de un cultivo de trigo anterior o cerca de él reducirán las posibilidades de infestación por mosca de Hesse. El trigo de labranza cero continua puede provocar problemas graves con la mosca de Hesse y la enfermedad de Take-All y debe evitarse. La mosca de Hesse es un volador débil, por lo que poner distancia entre la ubicación de las nuevas plantaciones de trigo y los campos de trigo de la temporada anterior ayudará a prevenir infestaciones.

Control de trigo voluntario

Se recomienda el control del trigo voluntario mucho antes de la siembra porque las moscas de Hesse se sienten atraídas por el trigo voluntario cuando emergen en septiembre. Además, esta práctica reducirá la probabilidad de infestación por el ácaro del rizo del trigo, el vector del virus del mosaico del rayado del trigo. Las plantaciones silvestres de trigo, que a menudo se plantan temprano, pueden ser una fuente de moscas de Hesse.

Cultivos de cobertura

Se han producido graves infestaciones de mosca de Hesse cuando se plantaba trigo para grano cerca del trigo de plantación temprana para cubrirse o donde había trigo de plantación temprana para la vida silvestre. En los sistemas de cultivo donde se utilizan cultivos de cobertura, como el tabaco, el algodón a ras de suelo o la producción de maní, el uso de otros granos pequeños reducirá las poblaciones de moscas de Hesse. Aunque la mosca de Hesse puede desarrollarse en pastos en más de diecisiete géneros, algunos son hospedadores más favorables para la puesta y el desarrollo de huevos. La avena no es favorable para la reproducción de la mosca de Hesse y no sirve como vivero, por lo que este grano es preferible al trigo para cultivos de cobertura en áreas donde también se produce trigo para grano.

Labranza y quema

Los granos pequeños sembrados con labranza cero tienden a crecer más lentamente en el otoño que los plantados en campos con labranza convencional. La mosca de Hesse parece infestar tanto la labranza cero como la labranza convencional al mismo ritmo. Sin embargo, el trigo cultivado de manera convencional crece lo suficientemente rápido como para producir nuevos tallos más rápido de lo que los gusanos de la mosca matan a los infectados. Por el contrario, el crecimiento más lento en las plantas sin labranza no puede seguir el ritmo de la alimentación de los gusanos y las plantas eventualmente mueren. Arar o cortar el rastrojo de trigo después de la cosecha mata efectivamente a la mosca de Hesse al enterrar las semillas de lino de verano. La siembra directa de soja en el rastrojo de trigo mejora la supervivencia de la mosca de Hesse al preservar el sitio donde las puparias pasan el verano.

La quema de paja de trigo reducirá las puparias del verano excesivo, pero muchas puparias se encuentran debajo de la superficie del suelo donde no se ven afectadas por la quemadura. Por lo tanto, la quema no es tan eficaz como el disco y no se recomienda como método de gestión. Además, la quema de trigo puede predisponer a los campos a una mayor incidencia de la infestación del barrenador del tallo de maíz menor en la soja de doble cultivo.

Tratamientos sistémicos de semillas

Cuando se aplica en las dosis correctas, el uso de tratamientos de semillas con insecticidas sistémicos (tratamientos con neonicotinoides) puede reducir las poblaciones de moscas de Hesse en la primera parte de la temporada de crecimiento. Por lo general, las tasas más altas de clotianidina, tiametoxam o imidacloprid indicadas en la etiqueta proporcionan un control regular o bueno de la mosca de Hesse. Sin embargo, cuando la abundancia de moscas de Hesse es alta, el uso de estos tratamientos de semillas no siempre es eficaz. Los tratamientos de semillas no controlarán las generaciones finales del invierno y la primavera de la mosca de Hesse. Las dosis más bajas etiquetadas de estos tratamientos de semillas están diseñadas para el control de áfidos y no son efectivas contra la mosca de Hesse. Debido a que los tratamientos de semillas son costosos, deben usarse solo después de una cuidadosa consideración de la economía de producción actual.

Insecticidas foliares

Los insecticidas piretroides foliares aplicados poco después de la emergencia del trigo (en o antes de la etapa de dos a tres hojas) han sido efectivos para controlar la mosca de Hesse. Si se aplica en el momento adecuado, un piretroide matará a las moscas adultas y también puede matar a las larvas recién nacidas antes de que se incrusten detrás de las vainas de las hojas. Se deben cumplir al menos tres de las siguientes condiciones antes de usar un piretroide para el control de la mosca de Hesse al comienzo de la temporada: 1) se ha plantado trigo en el mismo campo, adyacente o cerca (a menos de 400 yardas) de la cosecha del año anterior, 2) no se ha plantado una variedad de trigo resistente, 3) las semillas no se trataron con un insecticida neonicotinoide, 4) la mosca de Hesse ha causado pérdidas de rendimiento en esta granja o cerca en años anteriores o 5) Hay huevos de mosca de Hesse en las hojas del trigo.

Los campos que pasaron el invierno con una infestación significativa de moscas de Hesse también serán atacados por la próxima generación de larvas que reciclen en el cultivo. Los campos con recuentos bajos de macollos deben examinarse en enero o febrero para detectar la mosca de Hesse antes de realizar las aplicaciones habituales de nitrógeno a fines del invierno. Para juzgar la necesidad de un tratamiento con piretroides, examine las plantas en busca de semillas de lino para identificar los campos que tendrán un alto número de moscas. Exprima algunas semillas de lino y observe si los fluidos resultantes son blancos y lechosos (todavía larvas o pupas tempranas) o rojizos y relativamente secos (adultos a punto de emerger). La exploración posterior debe centrarse en campos muy infestados en busca de huevos en la superficie superior de las hojas nuevas. Los huevos son muy pequeños, de aproximadamente 1/32 de pulgada de largo y es posible que se necesite un aumento. Una persona con experiencia y buena vista puede detectar los huevos de mosca de Hesse, especialmente bajo la luz solar directa porque los huevos brillarán. Los recuentos de huevos de cuatro o más por hoja pueden justificar una aplicación de piretroides. Los macollos, especialmente los macollos muertos y los macollos atrofiados, deben examinarse pelando las vainas de las hojas con cuidado para buscar larvas de mosca de Hesse o pupas. Si el 20 por ciento de los macollos están infestados con larvas de mosca de Hesse o pupas en este momento, se pueden esperar pérdidas significativas de rendimiento y el dinero gastado en nitrógeno puede no producir la respuesta de rendimiento deseada. Si se aplica un piretroide cuando las moscas emergen y ponen huevos, se puede lograr cierto control. Este tratamiento de rescate de primavera rara vez es efectivo, y cuando lo es, generalmente solo es efectivo en situaciones de alta presión.

Plantación retrasada

Se aconseja a los productores que planten durante las fechas de siembra recomendadas para el trigo en su estado. La siembra antes de estas fechas aumenta el riesgo de infestación y enfermedades de la mosca de Hesse, como el enano amarillo de cebada y el mosaico de rayas de trigo. La siembra después de estas fechas generalmente resulta en un potencial de rendimiento reducido. Debido a que las temperaturas bajo cero matan a los adultos de la mosca de Hesse, un método tradicional para prevenir la infestación de mosca de Hesse es retrasar la siembra hasta después de la primera helada (a menudo llamada fecha libre de moscas). Históricamente, se informó que la fecha libre de moscas de Hesse era el 9 de octubre en la latitud del norte de Kentucky, el 16 de octubre en la latitud del norte de Tennessee y del 23 al 27 de octubre en el norte de Georgia, el sur de Tennessee y el norte de Alabama. Este concepto no ha funcionado bien más al sur o en Virginia y Carolina del Norte y del Sur porque una congelación temprana no es un evento confiable. De hecho, es posible que no se produzca una helada mortal hasta diciembre, mucho después de la fecha de siembra recomendada para el trigo. Incluso en áreas como Kentucky, se recomienda a los productores que observen el pronóstico del clima de 30 a 60 días y retrasen la siembra más si se pronostican temperaturas más cálidas de lo normal.

Prácticas poscosecha que propagan la mosca de Hesse

Las pupas de mosca de Hesse pueden sobrevivir al proceso de recolección de la paja. Por lo tanto, las moscas de Hesse pueden trasladarse a nuevos lugares donde se use esa paja. Esto puede aumentar la velocidad a la que se diseminan los nuevos biotipos de mosca de Hesse.

Resumen de las prácticas de manejo de la mosca de Hesse

Para que un programa de manejo sea más efectivo, los productores deben implementar una combinación de las técnicas mencionadas anteriormente, preferiblemente en coordinación con los productores vecinos. Los esfuerzos de un productor que rota su trigo pueden verse frustrados por un vecino que siembra trigo como cultivo de cobertura o que tiene un campo de soja de doble cultivo sin labranza adyacente a su finca. Una o una combinación de estas estrategias de manejo minimizará el daño de la mosca de Hesse:

  • Seleccione una variedad resistente a la mosca de Hesse.
  • Para pastoreo o cultivos de cobertura, siembre avena o algún otro cultivo que no sea hospedante de la mosca de Hesse.
  • Si es posible, use un método de labranza que entierre los restos de trigo.
  • Controle el trigo voluntario.
  • No use trigo susceptible para la siembra de vida silvestre.
  • Evite plantar en o cerca de rastrojo de trigo viejo.
  • No plante trigo antes de la fecha de siembra recomendada para su área. Si es posible, plante después de la primera helada.
  • Considere utilizar un tratamiento de semillas sistémico si se cultiva una variedad de trigo susceptible.
  • Considere un insecticida foliar de temporada temprana si se cumplen tres de las cinco condiciones mencionadas anteriormente.

Publicado originalmente el 13 de enero por Alabama A&M y Auburn Universities.

¡PRECAUCIÓN! ¡Las recomendaciones de pesticidas en esta publicación están registradas para su uso en Kentucky, EE. UU. ÚNICAMENTE! Es posible que el uso de algunos productos no sea legal en su estado o país. Consulte con su agente local del condado o con el funcionario regulador antes de usar cualquier pesticida mencionado en esta publicación.

Por supuesto, SIEMPRE LEA Y SIGA LAS INSTRUCCIONES DE LA ETIQUETA PARA UN USO SEGURO DE CUALQUIER PLAGUICIDA.


  • Accede a todo en la colección JPASS
  • Leer el texto completo de cada artículo
  • Descargue hasta 120 artículos en PDF para guardar y conservar
$ 199 / año

Este estudio fue diseñado para determinar la efectividad del control sistémico con insecticidas de mosca de Hesse (Mayetiola destructor (Say)) en trigo (Triticum aestivum (L.). En un estudio de invernadero, el carbofurano en dosis de 2.2 a 9.0 kg / ha fue altamente efectivo en control de la mosca de Hesse. Las infestaciones de moscas se suprimieron de 152 semillas de lino (100 plantas) en el control a 33 y a 0 en las dosis de carbofurano de 1,1 y 2,2 kg / ha, respectivamente. En una prueba de campo con trigo de invierno, no se controló la mosca de Hesse observado a una tasa de 1,1 kg / ha cuando se aplicaron carbofurano, aldicarb o disulfotón a los cultivares 'Holley', 'Arthur' o 'Arthur 71'. En un estudio de trigo de primavera donde los cultivares 'Era', 'Olaf' y 'WS 1809' fueron tratados con 0, 1.1, 2.2, 3.3 y 4.4 kg / ha (carbofurano), más tratamiento de semillas (carbofurano 75% FT activo) todos los tratamientos por encima de 1.1 kg / ha fueron altamente efectivos en el control de la mosca de Hesse. de los tratamientos con carbofurano. El rendimiento se incrementó con las tasas más altas de tratamientos con carbofurano y por el tratamiento de semillas.

La revista publica artículos originales que presentan nuevos resultados científicos sobre mejoramiento, genética, fisiología, patología y producción principalmente de trigo, centeno, cebada, avena y maíz.

Akadémiai Kiadó es la editorial más importante de libros y revistas científicas y académicas de Hungría, así como la editorial de una amplia variedad de diccionarios en muchos idiomas. La compañía es propiedad mayoritaria del conglomerado editorial Wolters Kluwer con sede en Ámsterdam y una minoría es propiedad de la Academia de Ciencias de Hungría. Akadémiai Kiadó ha sido una marca reconocida en el campo de la publicación científica internacional durante muchos años. Su actividad cubre todos los campos principales de la ciencia y la erudición, y una gran parte de su producción aparece en idiomas extranjeros, principalmente en inglés.

Este artículo es parte de una colección JSTOR.
Para conocer los términos y el uso, consulte nuestros Términos y condiciones.
Comunicaciones de investigación sobre cereales © 1975 Akadémiai Kiadó
Solicitar permisos


Plagas aéreas

Gusanos cortadores del ejército

Los gusanos cortadores son las etapas inmaduras de las polillas parduscas y parduscas que son más activas durante la noche. Varias especies pueden dañar los granos pequeños.
Las polillas del gusano cortador ponen huevos en campos cubiertos de hierba y malezas. Las polillas del gusano cortador ponen huevos incluso en el suelo desnudo. Los gusanos cortadores recién nacidos son de color marrón a negro y se alimentan de plántulas de grano pequeño. Las larvas más viejas se ven brillantes o grasosas (Fig. 7). Las larvas recortan la parte aérea de la planta del sistema de raíces en o debajo de la superficie del suelo (Fig. 8). Los campos infestados parecen haber sido pastoreados de cerca, y el daño puede estar "agrupado" en algunos puntos del campo.

En Texas, la especie de gusano cortador más común que ataca a los granos pequeños es el gusano cortador del ejército (Auxiliares de Euxoa). Aunque es un verdadero gusano cortador, se alimenta de forma muy similar a un gusano soldado. Las orugas se alimentan en la superficie y se mueven por encima del suelo durante la noche y en los días nublados para alimentarse. Cortan plantas pequeñas en o cerca de la superficie del suelo. Durante el día, las larvas se esconden debajo de los terrones y escombros del suelo cerca de la base de la planta. El gusano cortador del ejército tiene una generación por año. Durante el final del verano y principios del otoño, la polilla hembra pone entre 1000 y 2000 huevos mientras migra a través de un área. Los huevos eclosionan en unos pocos días y las larvas se alimentan periódicamente durante el otoño y el invierno en los días más cálidos. A mediados o finales del invierno, las larvas en granos pequeños pueden medir entre ⅜ y 1½ pulgadas de largo. Las poblaciones grandes pueden causar daños considerables al defoliar las plantas y reducir los rodales, especialmente en febrero y marzo, cuando los granos comienzan a reverdecer. Particularmente vulnerables al gusano cortador del ejército son
rodales delgados, plantados tardíamente o con poco macollamiento.

En los años del brote, los campos pueden tener de 10 a 20 gusanos cortadores por pie cuadrado. En los días soleados, estarán debajo de los escombros o ligeramente debajo de la superficie del suelo. Considere aplicar insecticida cuando las infestaciones alcancen de cuatro a cinco gusanos cortadores por pie cuadrado. Las larvas se convierten en crisálidas en el suelo a principios de la primavera y emergen como polillas alrededor de 3 a 4 semanas después. Estas polillas se sienten atraídas por las luces y pueden convertirse en una molestia en las casas y edificios. Las polillas migran de las Grandes Llanuras a las Montañas Rocosas para escapar del calor del verano y regresan a fines del verano y principios del otoño para comenzar el ciclo nuevamente. Para minimizar el número de gusanos cortadores, reduzca las malezas y los residuos de cultivos en los campos en barbecho y retrase la siembra hasta que los campos estén limpios y arados.

Gusano cogollero

Orugas del gusano cogollero (Spodoptera frugiperda (J. E. Smith)) se alimentan de plántulas en el otoño, raleando los rodales y reduciendo la producción de forraje al comienzo de la temporada. Las larvas tienen tonos marrones más consistentes, pero también pueden ser de color verdoso a casi negro (Figs. 9 y 10). Tienen una “Y” blanca invertida entre los ojos (Fig. 11) y cuatro puntos negros distintos en la parte superior del octavo segmento abdominal. Las larvas maduras miden 1½ pulgadas de largo. Además de los granos pequeños, los gusanos soldados del otoño se alimentan de alfalfa, maíz, algodón, caupí, maní, sorgo e híbridos de sorgo y pasto.

La siembra temprana de granos pequeños aumenta en gran medida el riesgo de infestaciones por gusano cogollero. Las polillas pueden depositar masas de huevos (Fig. 12) en las hojas de los granos pequeños de las plántulas. Las larvas pequeñas se alimentan del tejido de la hoja, creando diminutos "cristales de ventana" en las hojas. Las larvas más grandes consumen hojas enteras y son más difíciles de controlar. En las plántulas, considere aplicar insecticida si hay gusanos cogolleros del otoño y reducir el soporte.

Una vez que las plantas están establecidas, se sugiere el control cuando hay 4 o más larvas de 1 pulgada o más por pie cuadrado y cuando su daño amenaza el rodal. Retrasar la siembra puede reducir el daño cuando otros cultivos hospedantes tienen grandes infestaciones o cuando las condiciones secas limitan el atractivo de otros hospederos. En estas condiciones, una gran cantidad de gusanos soldados pueden infestar el trigo recién plantado.

Verdadero gusano cogollero

Las larvas del verdadero gusano cogollero (Pseudaletia unipuncta (Haworth)) pueden atacar granos pequeños en grandes cantidades, devorando todo el material a su paso. Los brotes se ven favorecidos por el clima fresco y húmedo desde finales de marzo hasta junio. Cuando están completamente desarrolladas, las larvas miden 1½ pulgadas de largo y son de color verde a marrón con rayas claras en los costados y la espalda (Figura 13). Una banda marrón u oscura está en el lado externo de cada proleg (pierna pequeña y carnosa en el abdomen). La cabeza, que tiene un patrón de líneas estrechas que parece una red, carece de la "Y" invertida blanca del gusano cogollero.
Las larvas del gusano cogollero no se desarrollan bien una vez que los máximos diurnos promedian los 88 ° F. El calor hace que su número disminuya drásticamente. Las infestaciones a menudo comienzan en áreas donde los granos pequeños son los más altos y gruesos o cerca del borde de los campos, donde las malezas proporcionan un ambiente favorable. Durante el día, los gusanos soldados se esconden en la base de las plantas y suben por las plantas para alimentarse a última hora de la tarde, por la noche y durante el tiempo nublado. Pueden causar grandes daños debajo del dosel del cultivo antes de que se detecten. La detección temprana del gusano cogollero es importante porque las larvas pequeñas son más fáciles de controlar. Además, cuanto más grandes son las larvas, más consumen. Los signos de daño incluyen defoliación y corte de barba y cabeza. Es importante proteger la hoja bandera y la espiga del daño del gusano cogollero. Se sugieren medidas de control cuando se encuentran de cuatro a cinco larvas por pie cuadrado en combinación con evidencia de alimentación extensiva en las hojas inferiores.

Gusano cogollero cabeza de trigo

Aunque el gusano cogollero de la cabeza del trigo es una plaga menor del trigo, aparece cada año como una plaga de trigo tardía en las High Plains de Texas. Hay 13 especies conocidas de gusanos cogolleros de la cabeza del trigo en el género Dargida (sinónimo Faronta) y todas las larvas y polillas tienen un aspecto similar. Las polillas tienen una envergadura de aproximadamente 1¼ a 1½ pulgadas. Las polillas son de color marrón amarillento con una franja marrón longitudinal en cada ala delantera. Emergen para poner huevos en la primavera y la primera generación de larvas emerge a fines de mayo y junio. Las infestaciones a menudo ocurren a lo largo de los márgenes de los campos.

Las larvas son delgadas y de un color verdoso a bronceado claro, dependiendo de la madurez del grano (Fig. 14). Pueden tener hasta 1½ pulgadas de largo. Las rayas amarillas, blancas y marrones corren a lo largo de cada lado del cuerpo. Las larvas se alimentan en las espigas de trigo y dañan los granos, principalmente los que se encuentran en la etapa de masa blanda. Las infestaciones son más pesadas en los campos de tierras secas y en los bordes de los campos de regadío. El daño por alimentación suele ser evidente después de la cosecha, cuando se hacen evidentes los granos ahuecados. No se han establecido umbrales de tratamiento. Además, los intervalos previos a la cosecha (PHI) de la mayoría de los insecticidas disponibles dificultan el tratamiento cuando las larvas están causando daños. La mayoría de los productos etiquetados para otros gusanos soldados tienen un PHI de 14 a 35 días para el grano. Los insecticidas con los ingredientes activos malatión y clorantraniliprol tienen un PHI de 7 días y 1 día, respectivamente.

Chinche verde

Chinches verdes (Schizaphis graminum (Rondani)) son pulgones de color verde pálido que suelen tener una raya verde oscuro en la espalda (Fig.15). Miden alrededor de 1/16 de pulgada de largo. Los insectos verdes chupan los jugos de las plantas e inyectan toxinas en las plantas de trigo, lo que hace que las hojas se pongan amarillas y mueran. También son un vector importante del virus de la enana amarilla de la cebada y posiblemente más enfermedades de las plantas.

En condiciones favorables (temperaturas entre 55 y 95 ° F), las chinches verdes se reproducen rápidamente, se desarrollan en grandes cantidades (Fig. 16) y pueden causar pérdidas económicas. Sin embargo, sus enemigos naturales se reproducen lentamente a temperaturas por debajo de los 65 ° F. En consecuencia, las chinches verdes pueden aumentar a un número enorme en climas fríos, mientras que sus enemigos naturales se multiplican lentamente.

En invierno, el 99 por ciento de las chinches verdes pueden morir cuando las temperaturas promedian por debajo de los 20 ° F durante al menos 1 semana. La población también debe estar desprotegida de la capa de nieve. Los insectos verdes pueden infestar manchas en campos o campos enteros. A medida que aumentan las poblaciones, las áreas en el campo pueden volverse amarillas por la alimentación de los pulgones. Las infestaciones intensas y descontroladas pueden matar las plantas. Los insectos verdes causan más daño cuando los granos pequeños carecen de humedad durante un invierno templado y una primavera fresca. El daño puede confundirse con estrés hídrico, deficiencia de nitrógeno o pudrición de la raíz de las tierras secas (podredumbre del pie).

Estimación de infestaciones de chinches verdes: The Glance ‘n Go greenbug sampling system calculates treat- ment thresholds based on the potential crop value, cost of control, and time of year. This method is quicker and simpler than counting greenbugs.
The system was developed by wheat researchers of Oklahoma State University and USDA–ARS at Stillwater, Oklahoma. For Glance ‘n Go information and scouting forms, visit http://entoplp.okstate. edu/gbweb/index3.htm.

Producers still wanting to count greenbugs can walk diagonally across the field, making at least five random counts per 20 acres of field area. Each count should consist of 1 linear foot of row. Green- bugs can be counted while they are on small plants. For larger plants, slap the plant against the ground or a clipboard to jar the insects loose for counting. If the greenbugs are numerous, estimate the number of insects present. Sample greenbugs during the warmest part of the day, when they are most likely to be exposed on the aboveground parts of the
plants. During cool, dry weather, the insects may congregate in loose soil at the bases of plants, which makes detection and chemical control difficult.

When to treat greenbugs: Table 2 provides a general guide for determining the need for treat- ment when counting greenbugs. It is impractical to specify all the conditions under which to apply insecticides for greenbug control. Some of the factors are the number of greenbugs present, the size and vigor of the plants, air temperature, time of year, moisture conditions, plant growth stage, and effectiveness of parasites and predators. However, low temperatures slow the activity and effectiveness of most insecticides. It may take twice as long for an insecticide to kill at 45°F as it would at 70°F. For best results, apply insecticides when temperatures are above 50°F. If you must spray at lower temperatures, use the highest rate recommended.

Irrigated small grains can withstand larger greenbug populations. The presence of yellow or brown plants caused by greenbug feeding in spots in the field may indicate a need to estimate infestation levels. Occasionally, treating very young plants may be warranted when greenbug populations average 25 to 50 aphids per foot of drill row.

Heavy, rapidly increasing greenbug infestations can cause excessive damage. However, when the weather is warm, lady beetles and parasitic wasps can reduce greenbug populations. Where there are one to two lady beetles (adults and larvae) per foot of row, or 15 to 20 percent of the greenbugs are mum- mies from being parasitized, delay control measures until you can determine whether the greenbug population is continuing to increase. Other impor- tant predators include spiders, damsel bugs, lace- wing larvae, and syrphid fly larvae. When weather conditions are favorable for predators and parasites, they will significantly reduce greenbug populations within a week. More information is available in the Texas A&M AgriLife Extension publication Biological Control of Insect Pests of Wheat, which is available online at agrilifebookstore.org.

Insecticide-resistant greenbugs: In 1990, surveys conducted in sorghum fields in counties north of Amarillo found greenbugs that were resistant to some registered insecticides. And, a resistant population was again found in the western Panhandle in 2014. Resistant greenbugs may be mixed with susceptible greenbugs and be detected only after an insecticide application for greenbugs or Russian wheat aphids. To delay greenbug resistance to pesticides, apply insecticide only to fields where economic thresholds have been exceeded.

Host plant resistance: In 1996, TAM-110 was the first wheat variety to carry resistance to all current greenbug biotypes (E, I, and K). In 2005, TAM-112, which had the same greenbug resistance genes as TAM 110, was released with improved yield and milling characteristics. In some years, planting wheat varieties with resistance to disease may be equally or more important than planting varieties with resistance to insects.

Russian Wheat Aphids

The Russian wheat aphid (RWA) first appeared in the United States in March 1986 in the Texas High Plains. It has since spread throughout the Great Plains, into Canada, and to the West Coast. This aphid (Diuraphis noxia (Mordviko)) is lime green, spindle shaped, and about 1⁄16 inch long.

It has short antennae and a projection above the cauda, or tail. The projection gives the insect a “double tailed” appearance (Figs. 17 and 18).

Russian wheat aphids lack prominent cornicles. While feeding, Russian wheat aphids inject a toxin that causes white and purple streaks run- ning lengthwise on the leaves. Tillers of heavily infested plants appear flattened, and leaf edges roll inward, giving the entire leaf a tubelike appear- ance (Fig. 19). Russian wheat aphids prefer feeding on the younger, uppermost leaves of a plant. Unlike the greenbug and bird cherry-oat aphid, the Russian wheat aphid does not spread the barley yellow dwarf virus.

Because these aphids cause the most damage when small grains are moisture stressed, use cul- tural practices that reduce crop stress. Destroying volunteer wheat and planting later will delay the initial infestation.

Predators and parasites are also important in reducing Russian wheat aphid populations. Many of the natural enemies that attack greenbugs also attack Russian wheat aphids. To help conserve these natural enemies, use insecticide judiciously.

For hosts, the Russian wheat aphid prefers wheat and barley to oats, rye, and triticale. They are occasionally observed on corn and sorghum but are not known to cause any damage.

In 2003, a Russian wheat aphid biotype was detected that had developed resistance to all previ- ously resistant Russian wheat varieties with the Dn4 resistant gene. This aphid biotype, RWA2, was first found in Colorado. The formerly resistant wheat varieties are Ankor, Halt, Prairie Red, Prow- ers, and Stanton. Although adapted to the Texas High Plains, they were used primarily in Colorado and Western Kansas. A survey across the Great Plains in 2005 found that 88 percent of the Russian wheat aphids sampled from the Texas High Plains were the resistant RWA2 biotype. However, surveys in 2010 to 2013 indicated that the aphid had shifted to biotypes that were not resistant (90 percent)

to the Dn4 resistant gene. These changes in RWA biotypes indicate that to help protect against RWA damage, producers need to plant wheat varieties with the latest resistance to RWA. Also, scout the fields routinely for unexpected infestations and damage. RWA populations are largest and, consequently, the most damaging in the High Plains (Fig. 20).

Although the aphid occurs in the Rolling Plains, it is not an important pest because it cannot survive the summer (over-summer) there. In the High Plains, RWA can over-summer on warm-season grasses such as buffalo grass, green sprangletop, and several species of grama grass. Cool-season grasses that are wild hosts of the Russian wheat aphid include various brome grasses, jointed goat grass, and several species of wheat grasses. Insec- ticides applied to the seed can control early-season infestations of RWA. Once the crop has reached soft dough, an insecticide application may not be justified.

Sampling and economic thresholds for RWA: Sampling involves walking across a field and randomly selecting 100 tillers, each from a dif- ferent site. To prevent bias, reach down and grab the tillers without looking at them. Then carefully examine each tiller and record the number of tillers that are infested. Consider any tiller with one or more Russian wheat aphids as infested. Determine the percentage of tillers that are infested. Then use Table 3 to decide whether treatment is justi- fied. For example, if the market value of the crop is projected to be $50 per acre and control costs are $9 per acre, the treatment threshold is 36 percent infested tillers. The thresholds in Table 3 are for Russian wheat aphids infesting wheat in late winter and spring. The thresholds are based on the cost of control and the market value of wheat. For every
1 percent of the tillers infested, yield drops by 0.5 percent.

Table 3. Russian wheat aphid economic threshold using percent infested wheat tillers as the sampling unit

Control cost per acre $ Market value of crop ($) per acre
50 100 150 200 250 300
Percent infested tillers
4 16 8 5 4 3 3
5 20 10 7 5 4 3
6 24 12 8 6 5 4
7 28 14 9 7 6 5
8 32 16 11 8 6 5
9 36 18 12 9 7 6
10 40 20 13 10 8 7
11 44 22 15 11 9 7
12 48 24 16 12 10 8

A formula for calculating when to treat can be used instead of the table. The formula for deter- mining the economic threshold level is based on the percentage of tillers infested before flowering:

To calculate the threshold during and after flowering, substitute 500 for 200 in the formula.

Bird cherry-oat aphid

Bird cherry-oat aphids feed on various grains and grasses and are particularly abundant on small grains. These aphids (Rhopalosiphum padi (L.)) are yellowish green, dark green, or black and have a reddish-orange area around the base of the cornicles (Fig. 21). Because bird cherry- oat aphids do not inject a toxin while feeding (unlike the greenbug), they are less damaging. Control measures for the bird cherry-oat aphid are rarely needed to prevent damage from direct feeding. However, an insecticide treatment may be neces- sary when this aphid is very abundant and the crop is under moisture stress. Like the greenbug, the bird cherry-oat aphid is an important vector of the barley yellow dwarf virus and possibly other diseases. Seed treatments to control early-season infestations of greenbugs and bird cherry-oat aphids may reduce the potential spread of barley yellow dwarf virus by these aphids.

English Grain Aphid

English grain aphids (Macrosiphum (Sitobion) avenae (F.)) are about 1⁄10 inch long and larger than other cereal aphids. They are light green to brown and have long, black antennae, cornicles, and legs (Fig. 22). These aphids can be a concern in the spring, when they feed on stems during flowering and on developing kernels in the wheat heads. Their feed- ing can result in shrunken grain and lower test weight. Because many of the same predators and parasites that help control the greenbug also control English grain aphids, they seldom cause yield losses. They are a vectors of barley yel- low dwarf virus. Treatment thresholds for English grain aphid have not been developed for Texas.
Until more information is available, the thresholds used on winter wheat in Nebraska can serve as a guide for managing English grain aphid in Texas.

  1. Count the English grain aphids on each stem and each head at several sites across the
  2. Calculate the average number of aphids per stem (including those on the head).
  3. Consider applying insecticide if infestations across the field average
    1. 5 or more aphids per stem during the flowering stage
    2. 10 or more per stem during the milk stage of grain development
    3. More than 10 aphids per stem during the milk to medium dough stage

Rice Root Aphid

The rice root aphid (Rhopalosiphum rufiabdominalis (Sasaki)) feeds on plant roots in spots within wheat fields. Stunted plants may be the first indica- tion of its presence, with only a small percentage of plants infested. These aphids are olive or dark green and up to 1⁄10 inch long (Fig. 23). They usually have a reddish area at the rear between and
around the base of the cornicles. Rice root aphids vector barley yellow dwarf virus. Insecticidal control measures have not been developed for this insect. Its primary hosts are peaches and plums. Secondary host plants include rice, wheat, and other small grains.

Winter Grain Mite

The winter grain mite (Penthaleus major (Dugés)) feeds on the leaves of barley, oats, and wheat. Feeding turns the leaf tips brown, stunts the plants, and causes them to appear silvery gray. These mites range from 1⁄32 inch to 1⁄16 inch long. The adult has four pairs of reddish-orange legs, and the body is dark brown to black (Fig. 24). Winter grain mites feed primarily at night and remain around the base of the plant during the day. They are less active in hot, dry weather. The most significant damage occurs in winter and early spring. It is usually more severe in fields where small grains were planted in previous years. To reduce infestations, rotate with other kinds of crops. The appearance of feeding symptoms and the presence of mites indicate the need for control.

Brown Wheat Mite

The brown wheat mite (Petrobia latens (Müler)) is about the size of the period at the end of this sentence and is considerably smaller than the winter grain mite. Its rounded body is metal- lic dark brown with a few short hairs on the back. The front legs are about twice as long as the other three pairs of legs (Fig. 25). This mite occurs throughout the High Plains and Roll- ing Plains. Brown wheat mites are most prevalent in dry weather (Fig. 26), and populations increase when wheat suffers from deficient moisture.
Miticides are often not warranted if the crop is so drought stressed that it cannot respond.

Wheat curl mite

The wheat curl mite (Aceria tosichella Keifer) is white, sausage shaped, and about 1⁄100 inch long (Fig. 27). It has four small legs on the front. This mite vectors wheat streak mosaic, triticum mosaic, and wheat mosaic virus (formerly called High Plains virus) but causes very little damage otherwise. Mite feeding alone causes the leaves to roll and take on an onion leaf appear- ance. If the virus is present, the leaves become mottled and streaked with yellow. Wheat curl mites reproduce fastest at 75 to 80°F. They crawl very slowly and depend almost entirely on wind for dispersal. The mite is most active during warm weather and moves mostly on warm, southwesterly winds.

Consequently, most symptoms of the wheat streak mosaic virus develop from southwest to northeast across a field. The mites over-summer on grass- type hosts and volunteer wheat. Volunteer wheat is the most important host for the mite as well as for the wheat mosaic virus, wheat streak mosaic virus, and possibly the triticum mosaic virus.

Populations of wheat curl mites are likely to be highest when:

  • Mites migrate to early volunteer wheat after hail damages wheat that is nearing
  • July rains produce good stands of volunteer wheat.
  • Volunteer wheat is not destroyed, or not de- stroyed until after the planted wheat is
  • Wheat is planted
  • Summers are
  • Autumn is warm and dry, the optimum con- ditions for mite reproduction and

There are no remedial control options once a wheat plant is infected with the wheat streak mosaic virus or wheat mosaic viruses. Chemi- cals do not control the mites or prevent disease infections. Therefore, the most effective control strategies are avoiding infection and choosing

plant resistant varieties. Research has shown that TAM112 has resistance but not immunity to both the mite and the viral diseases.

Prevent the wheat curl mite from transmitting viruses by breaking the “green bridge” from one wheat crop to the next by using these management practices:

  • Eliminate grass weeds and volunteer wheat around your fields and neighboring proper-
  • Delay plantings near properties under the Conservation Reserve Program (CRP) or native stands of grasses until the grasses have
  • Destroy grass weeds and volunteer wheat by tillage or a burn-down herbicide at least 21 days before planting wheat.

Hessian Fly

The Hessian fly (Mayetiola destructor (Say)) infests wheat in the Central Rolling Plains and central and southwest Texas (Fig. 28). The mos- quito-like Hessian fly adult is 1⁄10 inch long and has dark wings, a black thorax, and a dark red abdo- men. Females deposit an average of 200 eggs in clusters of 5 to 12 glossy red eggs in the grooves on the upper leaf surface. They prefer to lay eggs on younger plants and leaves. After hatching, the lar- vae move down the leaf grooves and under the leaf sheath, coming to rest just above the plant crown or just above a node. As they develop, the larvae suck plant juices and form a shallow depression in the stem. Newly hatched larvae are red but turn lighter in a few days. Fully developed larvae are white with a semitransparent green stripe down the middle of the back (Fig. 29). At maturity, the larva forms rigid, dark brown, outer case, or puparium. This period is known as the “flaxseed” stage because the pupar- ium resembles a flax seed (Fig. 30). The Hessian fly survives the summer as a dormant, fully devel- oped larva inside the puparium. The adult fly emerges from the puparium (Fig. 31). It will live no more than 3 days.
The larvae injure wheat by feeding on stem tissue at the crown of young plants or just above the nodes on jointed wheat. They cause more damage to newly emerged and younger seedlings than to older, estab- lished plants. In the fall and early winter, feeding stunts infested tillers, and the leaves become somewhat broader and darker green. Stunted tillers, particularly in younger plants, usually wither and die. Consequently, stands are thin in the fall, less forage is produced, and more plants succumb to winterkill. If the infested tillers survive, their growth and yield will decrease. Hessian fly infestations in the spring also stunt tiller growth and cause uneven plant height. Larval feed- ing at the nodes weakens the stem at the feeding site and may cause significant lodging or stem breakage, making harvest more difficult. During kernel for- mation, feeding can also interfere with nutrient flow to the head, reducing grain quantity and quality.

Expect significant grain losses when fall infestations exceed 5 to 8 percent or when spring infestations exceed 20 percent of the stems.

Although the preferred host is wheat, infesta- tions have been seen on barley, emmer, rye, spelt, and triticale. Oats are not a host for the Hessian fly. It has occasionally been found on wild grasses such as little barley, goatgrass, quackgrass, timothy, and western wheatgrass. There are likely other grass hosts in Texas.

Management Strategies

To reduce economic losses, adopt the following cultural practices:

  • Grow adapted wheat varieties with resis- tance to Hessian Information about these varieties for your area is available from your county Extension agent and wheat seed dealer.
  • Plant later in the fall to reduce the potential for a fall generation.
  • Destroy volunteer wheat, which serves as an early-season host.
  • Bury crop residue 4 to 6 inches deep.
  • Rotate to crops other than wheat or barley to suppress the fly population.
  • Avoid moving infested straw to a non-infest- ed area.

Resistant varieties: Some wheat varieties are resistant to certain populations of the Hessian fly but susceptible to other populations of this pest. These unique populations of Hessian flies are called biotypes. They result from genetic changes that allow the flies to feed and survive on different varieties of wheat.

Some biotypes cannot survive on wheat varieties that have specific genes for resistance. This is why planting Hessian fly-resistant varieties usually works well to prevent losses.

However, Hessian flies can overcome resistance in wheat just as rust fungi develop new races. Over time, the widespread planting of one or two resis- tant varieties can favor biotypes that survive on the resistant varieties. This new, virulent biotype even- tually can become so common that the formerly resistant varieties begin to suffer damage.

La Texas Wheat Variety Trial Results lists the resistance of hard red winter varieties to Hessian fly each year. The report is posted under “Wheat Vari- ety Results – State Wide, at http://varietytesting. tamu.edu/wheat/#varietytrials. It includes a table, “Hard Red Winter Wheat Characteristics,” that lists the susceptibility or resistance of these varieties.

Delayed planting: Postponing planting mini- mizes the damage from the Hessian fly and reduces the number of fall generations.

A date in late fall after which flies do not emerge is called the fly-free date. In central Oklahoma and farther north in the wheat belt, planting after this date has effectively reduced or prevented Hessian fly infestations and damage. This practice has proved to be of limited value in Texas, where inter- mittent periods of warm weather allow the adults to emerge, mate, and lay eggs well into December.

If you must plant wheat early for grazing live- stock, minimize the risk of Hessian fly infestation by planting a variety that is resistant to the fly, or consider treating the seed with insecticide for fields with a history of Hessian fly damage.

Destroying volunteer wheat: Controlling vol- unteer wheat is a useful management tool for many wheat pests, including aphids, Hessian flies, and wheat curl mites. The lack of wheat deprives the first- generation adults of a place to deposit their eggs.

Reducing crop residue: Plowing under old wheat stubble 4 to 6 inches deep in August greatly reduces adult emergence from buried plant residue. However, soil erosion and moisture-retention prob- lems in some areas can dictate that residue burial be limited to conform to conservation practices.

Rotating crops: Although crop rotation helps reduce Hessian flies in a given field, they can remain in the old wheat residue for 2 years, and wind can carry the adults to nearby fields. Burning the straw kills the exposed pupae and larvae in the stems but not the pupae at the soil surface or below the soil line.

Containing infested straw: Avoid moving infested straw or hay to a non-infested area. When buying or selling wheat hay or straw, look for brown pupae behind the leaf sheaths at the nodes to make sure the material is not infested with live Hessian flies.

Applying pesticide: Insecticide seed treatments labeled for control of Hessian fly can suppress light infestations in seedling wheat in the fall. These treatments may not protect the seedling wheat from damage when large numbers of Hessian fly infest the crop.


Pest & Crop Newsletter, Entomology Extension, Purdue University


Hessian Fly Still a Concern in Wheat Growing States- (Brandi Schemerhorn & Sue Cambron

  • Remember to utilize fly free dates.
  • Destruction of volunteer wheat helps reduce insect reservoir to avoid spring infestations.

The Hessian fly is present in wheat growing areas throughout the US, including Indiana. The Hessian fly can survive on alternative grass hosts, and will be waiting for the next time wheat is planted in a given area. When the opportunity presents itself for a wheat infestation, there is potential for a rapid increase of fly populations as a result of weather conditions or cropping practices that favor survival of eggs and young larvae in the fall.

Following the fly-free date. A low fall infestation often goes unnoticed due to the tillering of the wheat plant. Much of the fall fly population can be avoided by planting after the fly-free date. The fly-free date is of key importance, even if you plan to use the wheat only for cattle. This fly-free date is our main protection to avoid a subsequent infestation by the spring brood. Additionally, it has been shown that following the fly-free date helps reduce other wheat disease problems and reduces winter-kill from excessive growth.

"Test plots showing resistance and susceptible wheat

Plowing fields after wheat harvest destroys the fly. The Hessian fly passes the summer in the stubble of the current wheat crop. Volunteer wheat germinates and begins growing just in time for the fall emergence of the Hessian fly. These plants are readily infested resulting in a rapid build-up of the population. Removal of volunteer wheat before the emergence of the fall brood greatly reduces the insect reservoir for a spring infestation.

Infestations in the mid-west were down this year, mainly due to adherence to the fly-free dates.

Map showing approximate dates for planting wheat to avoid first generation Hessian fly damage

Assessing WBC Damage to Field Corn - (Christian Krupke and John Obermeyer)

  • Reports of WBC damage in northern counties, both in Bt and non-Bt hybrids.
  • Slight damage may be apparent, even on Bt hybrids that control WBC.
  • Gene-check strips will soon be essential equipment for pest managers.

Many pest managers are entering fields and checking the condition of the crop just prior to harvest. You’ve all read and heard about the widespread Western Bean Cutworm flights that we experienced here in Indiana, and the damage reports have begun to come in now. One thing to keep in mind when assessing damage is that knowing the traits expressed by the hybrid you are looking at will be key in assessing damage levels – for example, Bt hybrids that advertise “control” of a given pest should be held to a higher standard than those that do not, or non-Bt varieties. The video below demonstrates the use of protein test strips - a simple, effective tool for identifying the traits in individual plants in the field. These tools will become far more useful as the industry moves toward seed mix refuges (also called refuge in a bag) – there will be no other way to tell the refuge from transgenic plants in these mixed stands. The video below gives a brief overview of a quick and relatively inexpensive way to screen plants at any time during the season.

Watch the video on assessing WBC damage to field corn.

Green Soybean Stems and Dry Grain – (Shaun Casteel)


Soybean harvest (7% as of September 12th) is about a week ahead of the five-year average (USDA-NASS, 2010). As I scout from the windshield many fields appear to be 7 to 10 days away from harvest due to the greenness of the stems. However, grain moisture is as low as 10% in many of those same fields. This scenario is a one-two punch to soybean producers. Today, we sell soybeans by weight (60-lb units at 13% moisture) and not by the volume (bushel) as in the past. Harvesting and selling soybeans at 10% moisture means that we are losing out on the opportunity to sell 3% water weight. The recommendation is to harvest soybeans at or slightly above 13% moisture to maximize yield, but green stems are tough to harvest. Two options exist for this scenario: (a) harvest at optimal grain moisture to capture water weight even with green stems that will likely slow harvest and potential increase fuel expense, or (b) harvest plants with brown stems for easier threshing at the loss of yield via water weight and potentially shattering in the coming weeks. There is no simple answer, but I will address the green-stem syndrome we are seeing in 2010.

Green-stem syndrome is where pods and seeds mature (turning harvest color and dry down) while the stems remain green (Figure 1). This is not the same as “stay-green,” which is where a plant retains the green color (chlorophyll) in the stems, leaves, and pods longer. Stay-green is often associated with varietal differences, fungicide applications, or growth regulator applications. Viral diseases, insect infestations, and environmental stresses during seed fill have been suggested as the sources of green-stem syndrome in soybean. A recent study proposes that the common link among these culprits is the effects on pod retention and seed fill (Egli and Bruening, 2006). They removed 25 and 50% of the pods at R6 (full seed) among varieties within maturity groups III, IV, and V in Kentucky. The pod removal minimally affected the rate of pod maturation, but stem maturation was delayed significantly (10 to 20 days and sometimes greater) with the greatest delay in the 50% pod removal treatments. In some cases, the stems did not mature before the first frost.

Figure 1. Two soybean plants growing side-by-side in the field. Plant on the left has mature pods and mature stem whereas, the plant on the right has mature pods and green stem (green-stem syndrome)

Similarly, stressed-soybean plants “decide” which pods to retain and seeds to fill. A loss of pods and / or seeds reduces the demand for photoassimilates (sugars and nutrients) that are transported from the leaves (the supplier). The redistribution of photoassimilates is rapid during R5 (beginning of seed fill) and continues at a slower pace through R6 (full seed). High temperatures and limited rain in August stressed many soybeans during the critical seed fill period (and pod development with the late-planted soybeans). Many pods and seeds were aborted (Figure 2) during this photoassimilates in the leaves and the stems. Late-season bean leaf beetle feeding could also be stressing some soybeans across the state. Low humidity and relatively warm temperatures in September have also provided a situation for fast grain dry down in the field. However, the stem tissue is maintained with the “extra” supply of photoassimilates and retains the green color (Figure 1). Green-stem syndrome yield losses are usually related to the stresses that caused a reduction in demand (pod or seed loss, Figure 3). Delayed harvest often results in yield loss via grain moisture and shattering. We need to be aware that this phenomenon is occurring, so we can make informed decisions about optimizing harvest and reducing losses in yield and profit.

Figure 2. Soybean seed was aborted due to drought stress

Figure 3. Arrested seed fill (upper pods) contributed to the green stem even with mature pods

Egli, D.B. and W.P. Bruening. 2006. Depodding causes green-stem syndrome in soybean. Online. Crop Management. .
USDA-NASS, 2010. Indiana crop & weather report as of September 12. Vol 60:WC091310.


DISCLAIMER: Reference to products in this publication is not intended to be an endorsement to the exclusion of others which may be similar. Persons using such products assume responsibility for their use in accordance with current directions of the manufacturer.
It is the policy of the Purdue University Cooperative Extension Service, David C. Petritz, Director, that all persons shall have equal opportunity and access to the programs and facilities without regard to race, color, sex, religion, national origin, age, marital status, parental status, sexual orientation, or disability. Purdue University is an Affirmative Action employer.


Ver el vídeo: Como eliminar la mosca del sustrato en cultivo indoor, mosca del suelo control organico